La industria y las compañías, sean corporaciones o empresas, juegan un factor crítico en el desarrollo de los 
roles que son necesarios para llevar a cabo una transición a la sustentabilidad en los sistemas socio-técnicos.

Como innovadores desarrollan nuevos productos, servicios, y modelos de negocio que contribuyen al desarrollo de
mercados  y lo hacen a través de la incorporación de novedades tecnológicas, actuando desde aquí como lobbys o 
grupos de presión frente a las políticas que defienden sus intereses, pudiendo responder éstas a determinadas 
especificaciones o normas frente a las instituciones, de modo que estos modelos de negocio, productos 
y servicios quedan legitimados a través de este bucle de retroalimentación entre la sociedad de consumo, las 
normas y reglas de las instituciones y la generación de productos y servicios por parte de la industria.

Lo que tenemos la intención de explorar es, la responsabilidad, el rol que alberga cada acción en cada dominio. 
Cuando se enseña desde los sistemas de la educación formal  acerca de la transición a la sustentabilidad 
se aborda la responsabilidad social corporativa, el cambio disruptivo y su emergencia en la industria e 
incluso el cambio climático. 
Sin embargo, no suelen estudiar la transición bajo una perspectiva holística y sistémica, pues esta perspectiva 
es todavía minoritaria, requiere de un cambio de modelo de pensamiento a nivel cognitivo y es menos común en el
campo de la investigación académica. Sin embargo, combinar las estrategias organizacionales con los recursos 
biofísicos disponibles, tanto a nivel institucional, como empresarial, como social, tendiendo puentes entre los 
intereses de cada parte implicada, con una visión a futuro, no sólo abre puertas a nuevas perspectivas para la investigación y 
la educación, sino que visibiliza los desafíos que se relacionan en el desarrollo de la sociedad, con la compatibilidad 
o no, en el desarrollo de los intereses de cada uno de ellos. Por eso consideramos que, poner encima de la mesa
 la prospectiva e investigación en la creación de:
- nuevos modelos de negocio, 
- nuevos modelos industriales, 
- nuevos modelos de corporaciones,
- y nuevos modelos de organizaciones sociales 
ha de ser transversal y dialogante, pues el flujo de información y la comprensión profunda de la tarea encomendada, 
sus implicaciones y objetivos a corto, medio y largo plazo, es una parte esencial de la planificación estratégica a futuro.

Si tenemos en cuenta esta perspectiva, nos daremos cuenta de que, las innovaciones radicales pueden provenir 
de los nichos que tradicionalmente no están protegidos por los Lobbys, ni tampoco las instituciones, sino 
que tienen que ver con las necesidades reales de las personas que desean desarrollar nuevas propuestas que
reorienten los actuales sistemas de producción industrial, esto es algo que podemos ver claramente en la 
transición a la sustentabilidad de los sistemas agrarios, después del abandono de los sistemas intensivos 
por resultar insostenibles en múltiples aspectos, se hace necesario que:
  1. Se modifiquen los desarrollos tecnológicos aplicados, como la creación y relocalización de mercados,
    el análisis para su revisión y corrección en y de las cadenas de valor y su distribución sean avalados 
    e impulsados por  cambios institucionales.
  2. Que se consigan acuerdos que tengan forma de alianzas entre las partes interesadas con una visión 
    a futuro, a corto, medio y largo plazo.
  3. Que cese la resistencia al cambio estructural de las organizaciones que no permiten la emergencia de nuevos
    patrones de comportamiento y dinámicas sustentables, con el fin de reorientar los flujos que estas generan
     y ser conscientes de sus impactos.
Todo esto ha de permitir observar muy de cerca como las interrelaciones entre la industria y las instituciones
que influyen, en última instancia, en las decisiones del consumidor final, pero también en la sociedad civil como 
posibles y capaces impulsores y creadores de nuevos modelos de negocio  y de la adquisición, o no, de ciertas tecnologías o de 
nuevas tecnologías.

El desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) ha supuesto transformaciones que 
no sólo existen en términos de innovación tecnológica, como dispositivos sino que permiten generar nuevos 
modos de interacción social. Por ello, algunos especialistas hablan del nacimiento de la Sociedad del Conocimiento como evolución
de la Sociedad de la Información. ¿Qué las diferencia? la Sociedad de la Información, es la sociedad del siglo XX, generaba 
y distribuía información, la Sociedad del Conocimiento refiere, principalmente, a sociedades en las que el conocimiento se produce, 
se comparte, y se hace accesible para que, todos los miembros de las mismas, sean capaces de utilizarlo a fin de mejorar las 
condiciones humanas. 
Por último, incipiente en el siglo XXI tenemos la sociedad del aprendizaje, aquellas personas que pasamos por la universidad, o no, 
pero cuyos conocimientos se quedaron en ciernes de ser aplicados, aplicados fundamentalmente para generar una vida digna de ser vivida, 
para todos los habitantes del planeta Tierra.

Iniciación a los proyectos sistémicos
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Política de cookies
Privacidad