Se trata de comprender el sistema y los subsistemas en los que estamos trabajando

No tratamos de cambiar el sistema, el régimen dominante o el paisaje principal, sino de organizar conjuntos de actores, de conocer los componentes que impulsan las actividades y las fuerzas que, estando interconectad@s forman, de forma consciente, o inconsciente un todo complejo con el fin de que sean capaces de adaptarse al contexto cambiante, de la mejor manera que consideren posible. Para poder hacerlo tenemos que ir más allá del materialismo, puesto que las interacciones no son físicas (Gershenson, 2007) pero son reales, en el sentido de que afectan causalmente el futuro de la materia y la energía. Aunque tratar de describir al mundo en términos de materia y energía es muy limitado. Una alternativa está en describir al mundo en términos de información.

Aún comprendiendo un sistema complejo, y siendo posible cambiarlo, encontraremos en él dinámicas que no podemos controlar, de las que desconoceremos el origen y la causa, “todo” va configurando el presente al emerger la realidad, es como se organiza la vida.

Podemos futurear, de forma estratégica, estudiando y participando de los posibles escenarios que pueden emerger teniendo en cuenta características y factores del presente a futuro, y valorar como pueden afectar a este futuro nuestras decisiones presentes, es tan sencillo como pensar en una persona cuida de su dieta, hace ejercicio y tiende a cuidar su higiene mental porqué es consciente de las implicaciones que esta tiene sobre su organismo,  aunque nadie puede asegurar que esta prevención evite cualquier casuística de índole orgánica en su propio cuerpo. Al menos el que actúa de esta manera tiene la precaución, cuida, participa en mantener un estado óptimo su propia vida, como organismo que conoce y comprende.

En este caso sabemos que nuestro límite biológico es la piel, pero…¿ qué pasa más allá de la dualidad cuerpo-mente? ¿ Dónde está el límite del “atman”? ¿De donde emerge la respiración de “lo vivo”? ¿Qué es la conciencia? ¿Hay congnición sólo en el cerebro humano? ¿Somos seres inteligentes?

Solicita nuestros catálogos de actividades

En ellos encontrarás todos los productos y servicios de las tres Áreas de Trabajo del Sistema Wisdom.

“No empujes el rio, porqué fluye solo”

INSTITUTO WISDOM

EUROCOMPLEXITY LAB

CONSULTORÍA DE SUSTENTABILIDAD

No eres ajeno a los sistemas, vives rodeado de sistemas culturales. El judicial, el jurídico, el sistema sanitario, el educativo, el fiscal, el sistema de exportación, el marítimo pesquero…sistemas por todos lados. ¿Conoces sus principios, sus reglas y tu capacidad de seguirlos, sostenerlos o de modificarlos?

Comprender un sistema implica conocer de primera mano a los actores implicados en su conceptualización e implementación, para ello se utiliza el mapeo de actores, a los que se ha de interpelar, siempre que sea posible, pues muchas estructuras en estos sistemas son heredadas de personas desaparecidas, de las que perpetuamos su sistema de pensamiento e incluso desconociendo cuál es origen siguen sustentando el sistema actual dominante.

También es muy importante señalar que antes de cambiar un sistema hay que valorar si estos cambios propuestos crean otros nuevos dilemas, desplazando el problema o incrementando la carga involuntariamente incluso con la mejor de las intenciones posibles, luchar para cambiar un sistema no se nos antoja la mejor manera posible para impulsar un cambio a mejor.

Y por supuesto, que arriesgar con los medios de “otros” es algo a los que culturalmente estamos muy acostumbrados, pasa en la política, en las familias,  en las instituciones que creamos, pasa de forma cotidiana y es algo que tenemos asumido.

Sin embargo un emprendedor de sistemas aspira a algo más que a conseguir un medio mediante el cual obtener dinero y éxito. El pensador de sistemas desea aplicar los cambios para validar sus teorías, tomando riesgo sobre el cambio, sabiendo que éste le afectará a corto, medio o largo plazo, de modo positivo o negativo. El primer paso para hacerlo no es luchar en contra de, el primer paso es la auto organización, conocer la estructura de la que forma parte, o de la que desea formar parte, permitirse y permitir su emergencia, la que él  o ella crea, diseñar su funcionamiento, crear una cultura de comunicación, de toma de decisiones, de propiedad de los trabajos, de como se recauda e invierte el capital, el sistema de gobernanza y la operativa es lo principal en el diseño organizacional que impulsa un cambio o muchos, y que va más allá del interés propio.

Sigue el principio del denominador común, la generación de bienestar, paz y riqueza sostenida… para tod@s humanos y no humanos, habitantes del planeta Tierra. 

Una amplia red de creadores se distribuye en forma  de red emergente adaptada al contexto

Los sistemas complejos son interdisciplinarios, es decir que ponen en contacto a personas de diferentes disciplinas académicas. Se trata pues de poner a trabajar conjuntamente lenguajes diferentes: ingeniería, computación, física, biología, matemáticas, sociología, etc. En esta situación se da la dificultad de comunicar los significados de forma clara, que no resulte en una torre de Babel y sea posible intercambiar ideas de manera fructífera.

La organización de lo vivo. En Wisdom fuimos conscientes de que antes de decirle a los demás lo que deben de hacer, debíamos validar nuestra hipótesis de investigación, actuando nosotr@s mismos, para poder compartir la experiencia en lugar de indicarle a los demás el que adopten tal o cual metodología. Nuestro marco teórico es la cibernética, como observadores afectamos a la realidad percibida y a la vez somos afectados por ella. Concebir un sistema complejo adaptativo, “sólo” requiere de cierto nivel de abstracción. Materializarlo y bajarlo a la realidad de tal forma en que la gobernanza sea orgánica y la operativa ágil, es harina de otro costal. El sistema Wisdom es innovador de forma performativa, se organiza siguiendo los principios de la organización de lo vivo. Y está especialmente indicado para emprendedores e intraemprendedores que desean hacer las cosas de otra manera, dejando atrás la concepción BAU, aprendiendo a pensar sistémicamente pero también aplicando ese pensamiento.

 

Nodo elderazgo

Algo tan complejo como son los seres vivos necesita de muchísimas partes e interacciones dinámicas a niveles visibles e invisibles. Que la materia se organiza a todas las escalas existentes es algo irrefutable, demostrado empíricamente. La búsqueda de las leyes de organización de la materia es lo que estudian las ciencias de la complejidad.

 

 

Nodo Información y Comunicación

Entender cómo se organizan y cómo emergen las dinámicas de los sistemas complejos adaptativos es algo que nosotras aprendemos y ponemos en práctica, para poder vivirlo desde la conciencia. No hay una definición para la complejidad pero sí podemos reconocer las características que la definen.

 

Nodo Salud

Cada una de las partes cumple una función específica, pero ninguna de las partes es representativa de todo el sistema. Los nodos interactúan de forma no lineal en forma de red regulándose unos a otros. Todos somos seres humanos pero somos diversos. Los nodos interactúan entre sí dependiendo del contexto, con una actividad inhibidora o receptora retroalimentándose entre sí, de forma espontánea y también de forma consciente.

 

 

Nodo Bioeconomía y Economía Circular

Los sistemas complejos pueden ser adaptativos, se transforman para resistir a través de mecanismos de defensa. Generan dinámicas que son muy difíciles de cambiar, se adaptan a través de estructuras jerárquicas y evolucionan. Es una de sus características, la complejidad adaptativa.

 

 

Nodo Pensamiento Sistémico y Complejidad

La adaptación supone que los organismos responden a su entorno, lo cual no implica que se vuelvan más complejos. Organismos unicelulares son capaces de adaptarse al medio sin desarrollar formas de vida complejas. Sin embargo, los sistemas complejos para adaptarse se vuelven más complejos, es en este sentido que evolucionan.

Conocer cómo funciona de forma aislada un sistema no nos permite entender las dinámicas del sistema del que forma parte en su totalidad.

 


Nodo Investigación Académica e Innovación

Nuestras leyes de interacción están muy lejos de poder explicar cómo emerge la autoorganización. Se da de forma espontánea, sin líderes inteligentes que enseñen a los seres vivos. No hay una teoría unificada de los sistemas complejos sino que los vamos estudiando como podemos, con teorías diversas, procesos estocásticos, de control, dinámica no lineal y caos… pero no tenemos un marco teórico para conocer cómo funcionan las propiedades emergentes de la autoorganización, y mucho menos predecirlas. No podemos predecir cómo van a emerger las dinámicas cuando unamos diferentes partes. No podemos predecir nuevas funciones a partir de lo que ya conocemos.

 

 

Publicaciones

Nodo Arte relacional

Al igual que en los bancos de peces o las parvadas de pájaros, en los sistemas humanos no siempre hay una dirección dictada por alguien en concreto.

¿Podemos responder con las adaptaciones necesarias, de forma auto organizada, una vez alcanzados varios puntos críticos del sistema global? Por ejemplo, los límites bio-físicos planetarios. Tengamos en cuenta que la evolución construye sobre lo ya conocido, sobre lo existente, y que desde la robustez de estos sistemas es que surge la innovación. La naturaleza tiene más experiencia de I+D+i que cualquier empresa, dejemos que ella nos inspire y aceptemos que sabemos muy poco… y que como humanidad tenemos todo que aprender de lo que nos muestra.

 

 

 

 

 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Política de cookies
Privacidad